La educación no sexista ¿una asignatura o una transversal?

                          ( Guión de la intervención realizada por Mª. Jose Urruzola, del Alderdi Feminista-Partido Feminista en Euskadi, en la MMM, en Vigo, 22-5-04)

Trabajar por una educación no sexista supone una intervención educativa diseñada a corto, medio y largo plazo. Por ejemplo: con los programas de prevención de la violencia, a corto plazo, estudiamos la respuesta inmediata a dar a cada hecho de agresión, estamos diseñando intervenciones educativas concretas para poner en práctica a medio plazo y formulamos el objetivo a conseguir a largo plazo, la erradicación de la violencia. También en el trabajo por una educación no sexista, podemos marcarnos diferentes niveles, y tiempos.

A corto y medio plazo:  

Conociendo la realidad del sistema educativo actual: Departamentos de Educación, Centros escolares, Universidad, profesorado…

Y conociendo la realidad del Movimiento Feminista y más en concreto, de los Colectivos de Coeducación…,

Esta asignatura de “Etica e igualdad…”, puede ser un INSTRUMENTO , si  va acompañada de cuatro medidas, imprescindibles para su funcionamiento:

1.      Un presupuesto económico adecuado.

2.      Un plan serio de formación del profesorado: campañas de sensibilización, cursos postgrado con liberación del profesorado, formación permanente, seminarios de trabajo…

3.      Dotación de materiales adecuados.

4.      Un diseño feminista de la programación a realizar en este nuevo espacio que nos brindan. (menos hablar ambigüamente de “género” y más, perder el miedo a nombrar la filosofía feminista en educación).

Este planteamiento nos está exigiendo un trabajo nuevo a los Colectivos de Coeducación, porque los Departamentos de Educación no han demostrado hasta hoy que tengan voluntad política suficiente, de ir consiguiendo gradualmente una educación no sexista, y los Centros escolares y profesorado tienen una preparación mínima, demasiado escasa. Como siempre ha sucedido en la Historia, nos toca a los Colectivos de Coeducación del Movimiento Feminista, re-organizarnos, para hacer el diseño de esta “asignatura” que propone el PSOE, para participar en la formación del profesorado, exigir presupuestos, etc.. Y digo, organizarnos, porque es la base imprescindible para conseguir los resultados que queremos a corto y medio plazo.

A largo plazo:

Entender que desde la filosofía coeducadora, iremos superando esos estereotipos sexistas que marcan a las alumnas y alumnos, limitándoles y potenciaremos un desarrollo personal, basado en su singularidad o identidad personal

La tentación  social  hoy, es convertir la cultura preponderante en referente e integrar en ella la cultura subordinada, la femenina, la practiquen las mujeres o los hombres. Esto sería también en perjuicio de ellas y ellos.

Desde la perspectiva coeducadora se trata de recuperar todos los aspectos positivos de la cultura masculina y de la cultura femenina y convertirlos en referentes de conducta potenciadores del desarrollo humano de las alumnas y de los alumnos, basándonos en su individualidad y al margen de estereotipos sexistas.

Con ello, las personas educadoras, respetando y valorando las diferencias biológicas y humanas en general, intentamos superar las limitaciones impuestas culturalmente, para que cada persona pueda ir construyendo su propio proyecto personal de vida.

La educación escolar puede ser un instrumento más, que mantenga la desigualdad y jerarquización entre las personas o que la transforme en diferencia, diversidad,  relaciones de intercambio, cooperación, solidaridad, respeto y enriquecimiento mutuo, convivencia positiva...

Para que esta filosofía educativa sea transversal, necesitamos responder a dos preguntas:

1.      ¿Qué modelo de persona queremos educar? ¿Con qué sistema de valores?

2.      ¿Qué modelo de sociedad queremos  construir?

Estas preguntas, nos exigirán concretar: De qué marco teórico vamos a partir en nuestra intervención educativa, las necesidades actuales, los objetivos generales y específicos que buscamos, los métodos con los que los vamos a conseguir, ensayar las estrategias más adecuadas, por ejemplo en qué casos es más adecuado el uso de espacios autónomos de alumnas  y alumnos y en qué casos, los espacios mixtos, cómo vamos a evaluar lo que vamos avanzando…

Trabajar por la educación de las personas superando el sexismo, romper el sistema de dominación-sumisión, es un objetivo a largo plazo. Hoy, utópico.

Pero, PUESTO QUE HAY UTOPIAS POSIBLES…

        ORGANICEMONOS…

  Y VAYAMOS A POR ELLAS.

                                                                                  Mª. Jose Urruzola Zabalza